comer es un placer. Recetas de cocina

Trastornos de deglución

La enfermedad de Parkinson muy a menudo cursa con distintos cambios o dificultades para comer, masticar y/o tragar. Las alteraciones motoras propias de la enfermedad como temblor, bradicinesia, rigidez muscular y discinesias, pueden afectar el funcionamiento de las estructuras orofaríngeas en el proceso de la deglución y ocasionar disfagia, es decir problemas para pasar el alimento de la boca al estómago de manera segura y eficaz. Durante la deglución puede haber una aspiración traqueobronquial o una obstrucción de la vía aérea, causando neumonía en el 50% de los casos, de los cuales, más de la mitad pueden fallecer 3, 5, 6.

Además las dificultades para la manipulación y llegada del alimento al estómago pueden conducir a una malnutrición y/o deshidratación 2, 11. Los problemas de deglución pueden aparecer desde los primeros estadios de la enfermedad pero tienden a aumentar a medida que esta avanza. Los pacientes permanecen asintomáticos en muchos casos y a menudo poco conscientes del problema. La detección precoz seguida de una intervención eficaz, puede reducir las consecuencias de la disfagia en la salud del paciente7, 9, 10. De ahí la importancia de conocer los mecanismos que pueden alterar el correcto proceso de deglución y las estrategias de compensación de los mismos.

El proceso de deglución se divide en 4 fases:

1. FASE ORAL PREPARATÓRIA

En ella tiene lugar la colocación de la comida en la boca, la masticación y la manipulación para formar el llamado “bolo alimenticio”.

Posibles alteraciones en la Fase Oral Preparatória.

  • Dificultad en llevar la comida a la boca
  • Dificultad en abrir y cerrarcorrectamente la boca.
  • Dificultad en mantener el bolo en la boca durante la masticación.
  • Dificultad en manipular, cohesionar y  masticar el bolo antes de ser tragado.
  • Dificultad en mantener un ritmo adecuado en la ingesta y no colocarse demasiado alimento en la boca antes de ser tragado.

Consecuencias:

  • La comida queda en la boca sin conseguir tragarla o bien se escapa de la boca
  • Tos antes de tragar y/o en el momento de tragar
  • La comida queda en la parte posterior de la boca con riesgo de atragantamiento (sensación de “atasco” de la comida )

 

2. FASE ORAL

En esta fase la lengua transporta la comida de la boca a la faringe y se activa el “reflejo de deglución, que activa el cierre de la vía aérea, es decir bloquea el paso de alimento a pulmón.

 Posibles alteraciones en la Fase Oral 

  • Deglución fraccionada, es decir, partición del bolo y paso a la faringe en varias degluciones.
  • Escape de comida hacia la faringe antes de activar el reflejo de deglución, con paso a vía aérea
  • Dificultad para pasar la comida de la boca a la faringe, movimientos   de lengua antero-posteriores sin tragar el alimento.

Consecuencias:

  • La comida queda en la boca sin conseguir tragarla o bien se escapa de la boca
  • Tos antes de tragar y/o en el momento de tragar
  • La comida queda en la parte posterior de la boca con riesgo de atragantamiento (sensación de “atasco” de la comida).

3. FASE FARÍNGEA

Una vez la comida ha pasado a la faringe, ésta realiza movimientos de propulsión para empujar  la comida hacia el esófago y de ahí  al estómago

Posibles alteraciones en la Fase Faríngea

  • Deglución más lenta con riesgo de que pase la comida hacia la faringe antes de que se cierre el paso de aire al pulmón. Puede haber riesgo de atragantamiento y de que la comida pase al pulmón.
  • Disminución de los movimientos faríngeos y, por lo tanto ralentización del paso de la comida por la faringe. Esto puede provocar acumulación de restos de comida en la faringe, con dificultad para eliminarlos y por tanto riesgo de aspiración.
  • Elevación y cierre laríngeo incompleto con riesgo de aspiración.

Consecuencias:

  • Tos y atragantamientos
  • Restos de comida en faringe

4. FASE ESOFÁGICA

En esta fase hay una apertura del esófago con paso de la comida hacia el estómago.

Posibles alteraciones en la Fase Esofágica

  • Dificultad apertura esófago
  • Disminución de los movimientos esofágicos, dificultando que el alimento no llegue bien al estómago.

Consecuencias:

  • Tos después de tragar
  • Restos de comida en entrada esófago