comer es un placer. Recetas de cocina

Prólogo

El día en que mi hija se enteró que su abuelo, que tenia Parkinson, no notaba el sabor de los alimentos, se puso a llorar. Ella, como su abuelo, es una sibarita del paladar, y este hecho, le pareció más relevante que el temblor de la mano.

Comer es un placer, para unos más que para otros, del que en general podemos disfrutar toda la vida, aunque tengamos otras limitaciones.

Los afectados de Parkinson y otras enfermedades degenerativas a menudo pierden olfato y gusto. También en algunos casos pueden tener dificultades en la deglución, con riesgo de sufrir aspiración bronquial, es decir, penetración de alimentos en bronquios o pulmones.

Lluisa Aran, psicóloga de formación, gran gourmet y excelente cocinera, trabaja en la unidad de Parkinson de Centro Médico Teknon desde 2007. Se ha impuesto el reto de proporcionar a los afectados de Parkinson y otros parkinsonismos la posibilidad de volver a disfrutar comiendo. Para ello, cuenta con una buena dosis de creatividad, así como con el apoyo del equipo interdisciplinar y especialmente de las logopedas especialistas en deglución: Cristina Petit y Mercé Casanovas.

Sin más, os dejo con éste libro que ahora mismo ya podéis comenzar a saborear: poquito a poco una receta cada semana  como debe ser con los manjares mas exquisitos.

Àngels Bayés

Neuróloga, especialista en Parkinson.